Se inaugura primer invernadero aeropónico

en Cajamarca

La tecnología será el motor del desarrollo en los andes. Esta vez en la comunidad andina de Yerba Buena Chica, se inauguró el primer invernadero de producción de semillas de papa de alta calidad por aeroponía. Esta instalación que utiliza una avanzada técnica para el mejoramiento del cultivo de papa, será operada en un 100% por los integrantes de la Asociación de Productores Agropecuarios "Los Emprendedores" de Yerba Buena Chica, en el distrito de La Encañada, provincia y región Cajamarca. 

Alta tecnología en manos de productores cajamarquinos.

La producción de papa en Cajamarca dará un salto hacia la competitividad con la utilización de semilla de primera calidad que entregará al mercado la Asociación de productores Agropecuarios "Los Emprendedores" de Yerba Buena Chica, una localidad ubicada a 3,700 m.s.n.m. en los andes del norte peruano.

El proyecto PROPAPA, con financiamiento de la Asociación los Andes de Cajamarca - ALAC, respaldada por la Compañía Minera Yanacocha, proyecto Conga, ha implementado el primer invernadero de producción de semilla de papa de la región, basada en tecnología aeropónica.



La inauguración de este establecimiento tecnológico tuvo lugar el día 24 de enero del presente con la participación de autoridades locales, municipio, ministerio de Agricultura y representantes de distintas organizaciones.



Aladino Juarez, joven Presidente de "Los Emprendedores", expresó que el invernadero es un sueño cumplido gracias al esfuerzo y unión de sus integrantes y al firme apoyo técnico y financiero. Según dijo, atrás quedaron los conflictos y hoy tienen un aliado en la actividad minera.



El Presidente de la Asociación los Andes, Ing. Raúl Benavides destacó por su parte la alianza y la convivencia entre la agricultura y la minería son una fuente de desarrollo. Según subrayó, la entrega de tecnología nueva y eficiente a los agricultores significará un salto para su desarrollo.

 

 

1/7

¿QUE ES LA AEROPONÍA?

Se trata de un sistema, que a diferencia de los métodos tradicionales de siembra en tierra o sustrato, produce semillas de alta potencia genética, libres de patógenos o enfermedades y con alto rendimiento en campo. El sistema de producción de semilla por aeroponía es una tecnología validada y promovida por el Centro Internacional de la Papa, su fundamento técnico está basado en la técnica desarrollada por la NASA para ensayar cultivos en el espacio, en ausencia de gravedad. Es una técnica muy eficiente, de gran seguridad sanitaria y alta productividad.

 

Producir papas con tecnología aeroespacial puede sonar a ciencia ficción, pero se trata de una realidad. La tecnología, que comienza a desarrollarse en el Perú,  viene directamente del espacio, basada en investigaciones y desarrollo de cultivos en la ausencia de gravedad realizados por la NASA como parte de sus proyectos más avanzados para trasladar y reproducir la vida vegetal de la tierra en el cosmos.

El objetivo de ADERS Perú-PROPAPA al promover esta tecnología es rescatar un buen número de variedades de papas nativas que por efectos de la migración, la penetración de alimentos no andinos (arroz, fideos, etc) y el abandono de prácticas culturales ancestrales están en peligro de extinción y el mismo tiempo introducir nueva tecnología en comunidades que no han tenido innovación alguna en su modo de producción desde la época de los Incas, cuando los amautas de la agricultura realizaban verdaderas proezas en selección genética y mejora de cultivos.

Una gran oportunidad
La ingeniera Celfia Obregón, presidenta de ADERS Perú-proyecto PROPAPA, explicó que en la actualidad en todo el país la siembra de papas con semillas certificadas es casi nula. "Apenas se está llegando al 0.19% de todo lo sembrado y esta es la causa de la bajísima productividad y también del hecho de que nuestros agricultores altoandinos abandonen la siembra tradicional de papas, entre ellas las papas nativas, ya sea para su consumo o la venta". Según inidcó esta es una de las razones principales de la pobreza nutricional en la sierra peruana, donde existen indicadores alarmantes a pesar de la rica biodiversidad de los cultivos andinos.

Esta situación constituye una oportunidad para la Asociación "Los Emprendedores" quienes han comenzado a producir semilla prebásica en el invernadero. La primera "siembra" de plántulas se realizó en setiembre del año pasadp y en este momento se ha realizado la primera "cosecha" de tuberculillos.


Por la biodiversidad y seguridad alimentaria
En épocas ancestrales, durante el esplendor del Tahuantinsuyo, la sierra peruana, con sus ricos y variados pisos ecológicos fue el mayor campo de creación, experimentación, desarrollo genético y  tecnico de la agricultura mundial. Hoy es el territorio más empobrecido y las familias que habitan las alturas sufren por la pobreza de conocimientos y tecnología más que por la falta de tierras o recursos naturales.

ADERS Perú en alianza con instituciones tecnológicas públicas y privadas busca revalorar los cultivos tradicionales de los andes peruanos con el propósito de mejorar la calidad de vida de las comunidades altoandinas. "Estas altitudes son pisos de conservación de la biodiversidad mundial y los agricultores andinos son parte de esa cadena" señala la Ing. Celfia Obregón, "lo que hay que hacer es motivar y fortalecer a las familias porque muchas de ellas son conservacionistas de esa biodiversidad, estamos tratando de evitar y remediar el desastre ocasionado por la pérdida de cultivos ancestrales".

Los productores de yerba Buena Chica, al contar con esta innovadora tecnología van a poder multiplicar el cultivo de papas nativas que habían desaparecido de sus suelos y al mismo tiempo van a realizar agronegocios totalmente compatibles con la conservación de la biodiversidad y el medio ambiente. Ese es el mayor beneficio, con grandes implicancias para la seguridad alimenticia local, nacional y mundial, ya que las papas son el cuarto alimento en importancia en el planeta.


FTR/ADERS-Perú  -  Lima

El Proyecto PROPAPA, que ejecuta ADERS Perú desde hace casi una década,  ha encontrado en la aeroponía una tabla de salvación para las variedades amenazadas. Esta tecnología llegó al Perú de la mano de especialistas del Centro Internacional de la Papa (CIP) que realizaron ensayos y descubrieron las bondades del sistema. Como su nombre lo sugiere, la aeroponía no es otra cosa que el desarrollo de cultivos en suspensión aérea, es decir sin suelo y tampoco sumergidos en sustratos líquidos como en el caso de la hidroponía. Las raíces de las plantas cultivadas mediante aeroponía crecen libres como el viento rodeadas de una niebla nutritiva que para el caso de las papas nativas resulta más que una bendición, pues permite una reproducción diez veces superior a la tradicional siembra en surco.


Los especialistas señalan que en comparación con sistemas tradicionales de producción de semillas de papa, la aeroponía puede ser hasta 10 veces más rentable por su alta productividad y bajo costo. Con el sistema de siembra en chacra, una semilla puede producir un promedio de 15 tubérculos en toda una campaña, (entre 6 y 7 meses). Mediante el cultivo aeropónico, una sola semilla puede multiplicarse por 100 o 150, ya que el desarrollo de estolones en este medio produce nuevos tuberculillos cada 15 a 30 días por lo que puede realizarse varias cosechas en el mismo periodo.

Ing. Raúl Benavides, Presidente de ALAC (centro) acompañado por la Presidenta de ADERS Perú, Ing. Celfia Obregón, Directora ejecutiva de ALAC, Ing. Violeta Vigo y técnicas ADERS Peru e INIA y agricultor de Yerba Buena chica, en la primera "cosecha" de tuberculillos tras la inauguración del Invernadero.